martes, abril 3

Manual del seductor

Si pese a la meticulosa aplicación de cremas adelgazantes, barroterapias, subidas al Ávila, baños de asiento con extracto de baba de caracol y otras maniobras, su aspecto físico continúa en ruinas, apele a las siguientes recomendaciones, definitivas en eso convertirse en todo un conquistador.

- Aproveche los carnavales.
Sírvase de las fiestas carnestolendas para disfrazarse de negrita, de El Zorro, de terrorista de Al Qaeda, de diablo danzante de Yare, de hallaca o cualquiera otra caracterización que implique una máscara, una capucha, un pasamontañas o una burka, contribuyendo -de paso- con el rescate de una de nuestras más lindas tradiciones.

- Llegue tarde a los saraos.
Preferiblemente a golpe de 3 ó 4 de la madrugada, cuando la concurrencia está pasada de tragos y -gracias al poder letárgico que ejerce el alcohol sobre el gusto ajeno- pueda usted lucir su confusa belleza.

- Salga con amistades guapas pero gafas.
Servirán de gancho para atraer a presas del sexo opuesto. Eso sí: cerciórese de que su amigo o amiga sea decididamente gris para que fastidie en pocos minutos al trofeo a conquistar, momento cuando usted se robará el show con una sensibilidad y agudeza a flor de piel.

- Pasee a un perrito.
Pocas actividades enternecen tanto al prójimo. Verá pronto como lo o la detienen en la acera para buscarle conversación sobre desparasitaciones y vacunas contra la parvovirosis, sin reparar -por fortuna- en su perfil o pancita. Si no tiene cachorros porque los odia, apele a un bebé de meses prestado.

- Atienda a Betty.
En una discoteca identifique a la asistente menos agraciada e invítela a un trago o a recorrer la pista de baile. Las chicas guapas concluirán inmediatamente: “Que tipo tan bien plantado, ¡por fin un espíritu ajeno a la mundana superficialidad!”. Conmovidas por su nobleza, las bellas se pelearán por sonsacarlo (la incógnita de esta maniobra radica en cómo deshacerse después de la imperfecta).

- Sáquese el Kino.

- Mercadee su virginidad.
Diga que nunca ha estado con nadie en la cama, que su ilusión es llegar virgen al altar. El otro u otra se le abalanzará como fiera salvaje (no olvide poner cara de asombro cuando su pareja saque a relucir el preservativo).

- Mercadee su desenfreno.
Es una técnica opuesta a la anterior, pero con iguales resultados. Proclame que es usted un libertino o libertina, que ha perdido la cuenta de las parejas ocasionales. No hay pele: a las mujeres les encanta recobrar a un hombre de las garras de la perdición; mientras, ningún caballero con cuatro dedos de frente pasará por alto la apetitosa circunstancia.

5 comentarios:

Deya dijo...

Jajaja. Está bueno!!!
Ya los anoto. Me imagino que deben servir para las mujeres tambien.

Saludos!

Javier dijo...

le voy hacer fotocopias al manual
saludos

newchiripa dijo...

Caramba hermanazo! las exactas tecnicas que utilizo yo!!!! realmente dan resultados!!!!
Saludos!

Anónimo dijo...

wowwwwwww mola tio
bich cuanto cobras ?
15 15?

Anónimo dijo...

wowwwwwww mola tio
bich cuanto cobras ?
15 15?