domingo, noviembre 11

Buena presencia




Durante esta época del año se reproducen sobre las vidrieras ese cartelito que dice “Se solicita vendedora con experiencia y buena presencia”. Los establecimientos menos exigentes descartan el requisito de la experiencia; pero en lo que sí son inflexibles, como si de ello dependiera la rentabilidad del negocio, es en lo de la buena presencia.
El asunto plantea un enigma ¿Qué es exactamente tener buena presencia, ese trámite que por estos días disfruta de mayor impacto curricular que saber inglés o mecanografiar 60 palabras por minuto? Porque a alguien feo ya desde el kinderkarden los compañeritos se encargan de hacerle saber, con lujo de saña, su condición; mientras que a una persona decididamente hermosa le bastan los piropos a su paso, la fila de romeos bajo el balcón más las ofertas provenientes del mundo del modelaje y la tele, para advertir el excelente estado de su envoltura. Pero… ¿cuáles atributos -o ausencia de ellos- definen la buena presencia?
¿Será quien se bañe regularmente? ¿O alguien que lleve las uñas con pulcritud y ningún rastro de chicle en la falda o el pantalón? ¿Tal vez no participar del mismo perfil de Pepeto ya da la bienvenida al rubro? ¿O, si interpretamos la expresión literalmente, será una persona que es buena y hace acto de presencia? Sospecho que la buena presencia es algo así como la clase media del aspecto físico, un halago relativo, resistir balanceándose a mitad de la cuerda floja de la apariencia. Una señorita quedará muy desorientada si su pretendiente le dispensa la dudosa cortesía de decirle “Cielo, tienes buena presencia”; y hasta en boca de una madre, ese manantial de eufemismos y disimulos, la frase suena a algo así como: “Hija, puedes estar agradecida por como luces… ¡pero ni se te ocurra ir a plantarte ante Osmel!”. Ni muy muy, ni tan tan.
Para salir de dudas, pasé un rato frente a una joyería que mostraba dicho cartel en el aparador, con el fin de examinar a las postulantes que reclamaran el empleo derrochando buena presencia hasta por los codos. Fue una experiencia iluminadora.
Una chica dudó antes de entrar. Inmóvil frente a la vidriera, la aspirante al puesto simulaba contemplar la mercancía allí exhibida; pero era obvio que su mirada no cruzaba el vidrio sino que permanecía detenida en la superficie de éste, sobre el eco de su silueta en el cristal. Se le veía medir cada uno de sus rasgos, la caída del pelo, su relación peso-altura y quizá hasta la firmeza de su busto, con el propósito de definir si el conjunto respondía a los imperativos estéticos del local.
Otras (más por valerosas que por cumplir con la cláusula exigida) entraban con aplomo, llevando bajo el brazo una carpeta de manila con las copias de los documentos personales. Entre aquel improvisado desfile sobresalió una chica hermosísima, asistida por un atractivo muy superior al del resto de las competidoras. “El puesto es de ésta”, pensé.
Salió al minuto, visiblemente contrariada y con la carpeta entre las manos.
Los dueños de las boutiques conocen su negocio, saben que para la buena presencia de algunas clientas que se prueban una alhaja, resulta devastador compartir el espejo con una diosa.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

no sólo pones el dedo donde duele. ¡escribes bien! y te superas con cada crónica. espero algún día poder leerte en formato libro... ...

Yudith dijo...

Hace pocos dias estaba en una tienda de ropa masculina y un cliente esperaba con toda su paciencia a una de las chicas, a la mas bonita (segun su gusto)para que le atendiera, exclusivamente... Alli si funciona la buena presencia! Saludos.

Leo & Carolyn dijo...

En otros paises esto es considerado discriminacion...

Maria Eugenia dijo...

Buena presencia, en algunos locales significa: Enorme pompis, muchas pechugas, la cara de tonta y el reflejo de poco intelecto.

Maléfica dijo...

La chica de tu historia será bien recibida en un tienda de artículos para hombres. Seguro que se gana tremendas comisiones.

AMAPOLA dijo...

HOLA AL DICHOSO CARTELITO NADA MAS LE FALTRA. POR FAVOR INCLUIR SU MEDIDAS ANATOMICAS, COPIA DE SU AGENDA PERSONAL , CORREO ELECTRONICO.... ETC ETC

Anónimo dijo...

Ojala escribieras algo referente a las pesaditas del programa Sabado en la noche por globovisión, donde exaltan el racismo, denigran al pobre, a los ni los invitan y se lanzan entre ellas. Que falta de profesionalismo. Las tres se detestan, tanto que se brota a través de las cámaras. Ah y para tener audiencia necesitan mostrar sus partes vendiendose como objeto sexual. que bajas y faltas de amor propio estan Gracias, escribe de eso por fis..

Anónimo dijo...

Hola me parece bueno tocar este tema de la "buena presencia", a mi me ha pasado de dudar en presentarme en algun trabajo por ese tema, creo que es una gran discriminacion pero por otro lado esto es asi porque nosotros somos asi. Esta bien que estemos encontra de estas bajezas pero sabemos muy bien q a todos lo primero q nos pasa es el fisico. Yo no defiendo esta actitud preferencial q se tiene en el momento de buscar un empleado pero nosotros mismos creamos esto con todo lo q pasan por la tele, las propagandas, las marca de ropa como promocionan sus productos, todo es con las chicas u hombres mas lindos porque digamos la verdad: nos atrae mas eso q un feo. Pero este mundo actual en el cual vivimos y construimos cada dia es la razon por la cual se considera tan importante la apariencia fisica.
Pero en fin, interesante el articulo.
besos

Anónimo dijo...

LA CONCLUSION ES ESTA... LOS HOMBRES LINDOS... MUJERIEGO SEGURO... MUJERES LINDAS... SE ENCAMAN CON QUIEN SEA... PREFIERO UNA FEA, QUE UNA CARA BONITA... FEAS SON TRABAJADORAS Y LINDAS FLOJAS DE PRIMERA... AL PRINCIPIO SIEMPRE BUSCABA MUJERES LINDAS, PERO FRACASÉ CON ELLAS.... prefieron una chica fea... tampoco digo horrible... bueno saludo...

Anónimo dijo...

hola deberian de publicar temas referentes a los hombres infieles y prevencion de enbarazo en adolescentes ya que hoy en dia hay muchas adolescentes embarazadas

Anónimo dijo...

Una vez leí un anuncio en el periódico para candidatas a ser Secretarias en un despacho de Arquitectura de bastante prestigio en DF, los requisitos entre tener experiencia incluían el peso, color de piel y la chica debía ser rubia. Pensé, deben estar bromeando, pero en algunos lados así es. Aún no se bien a qué se refiere "buena presencia" pensé en su momento que se refería a ir con una ropa apropiada, dientes cepillados, cabello peinado que no des pinta que en lugar de buscar empleo vas a robar en el lugar.

Anónimo dijo...

¡Muy sagaz! ¿Para cuándo el libro? ¡Abrazos!