martes, enero 8

Manos libres

Muchas personas emplean el manos libres de su teléfono celular para asuntos de rutina, que si responder llamadas en medio del tráfico, echar pinta, copiarse en los exámenes, o impresionar durante la primera cita simulando que coronan una importante negociación en dólares; pero allí no se agota la infinita variedad de posibilidades que ofrecen estos artilugios inalámbricos que hoy medio mundo lleva aferrado a la oreja. Así que póngase creativo y sáquele el jugo a las nuevas tecnologías:

Verifique chistes
¿Duda de la gracia de un chiste que se le acaba de ocurrir? Pues colóquese cerca de un extraño y cuente el chiste de manera que el desconocido escuche claramente. De que el conejillo de indias mantenga la seriedad o se lance al piso retorciéndose de la risa, dependerá la decisión de incluir la ocurrencia en su repertorio.

Ahórrese el psiquiatra
Si usted sospecha que está loco porque oye voces dentro de su cabeza, con el manos libres podrá despedirse de esta aflicción fingiendo que dichas voces pertenecen a familiares y amigos que han llamado en teleconferencia para charlar por un ratico.

Intrigue
A mucha gente le disgusta cuando otra persona conversa a todo gañote por el teléfono móvil, aunque produce mayor consternación si ese alguien habla en susurros. Así que platique con el tono de voz de quien revela un secreto significativo, mirando con suspicacia a su alrededor o yéndose a una esquina para no ser escuchado. Como quienes no quieren la cosa, curiosos varios se aglomerarán cerca para conocer el misterio.

Saque la madre
Haciendo creer que usted se dirige al interlocutor telefónico, podrá mandar al carajo y cantarles las verdades en su cara al jefe, a la suegra, o a la vecina metiche.

No espere
Si desea evadir la cola del banco o ser atendido rápidamente por el bodeguero, simule que acaba de enterarse de que su abuela patinó en la ducha o de alguna otra desgracia similar ¡Verá como de inmediato le ceden el puesto! (Para una mayor efectividad de la maniobra, recurra al histrionismo de pegar gritos y romper en llanto).

Luche contra el mal
Cuando sospeche que un malhechor acecha a su próxima víctima, exclame de manera audible: “Águila 1 a Central, Águila 1 a Central, en este momento se está desarrollando un 810”. Sin duda el maleante huirá atribulado.

Arréchese consigo mismo
El último grito entre las personas que gustan hablar solas consiste en comprar un manos libres para cada oreja, y así escuchar con uno, responderse por el otro, y viceversa. Con esta iniciativa disfrutará de fascinantes tertulias, confesiones íntimas, y hasta de fieras disputas luego de las cuales se quitará el habla a sí mismo, negándose a responder las llamadas del necio de la otra oreja.

4 comentarios:

Yudith dijo...

Las que me dieron mas risa: La del psiquiatra, el intrigante y la ultima, tan solo con imaginarmelo!!!

Maléfica dijo...

Lo de mentar la madre es totalmente terpéutico y está altamente recomendado por los psicólogos. Antes de la invención del manos libres la recomendación era que la persona contara una historia donde uno de los personajes insulta a otro, siendo el insulto en realidad dirigido al oyente.
¿Ya te conté la historia donde la bruja le desea Feliz Año al cronista?

EMALMADA dijo...

Buenos dias
Visite http://emalmada.blogspot.com e veja como Pablo Neruda foi esquecido por uma autarca portuguesa, após homenagem para seu proveito pessoal e propaganda política.

ocseneba dijo...

muy cómico... porque estas loco, jeje, bueno leerte!!