sábado, abril 12

Pancita de marido

Días atrás el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas sirvió de sede para un encuentro de especialistas reunidos con el fin de aclarar de una buena vez el origen de ese enigma metabólico que es la pancita de marido. Durante el acto de apertura se mostró un caso dramático: una diapositiva exhibía a un individuo con los cuadritos de su abdomen nítidamente definidos; la segunda imagen presentaba al mismo tipo durante su boda, todavía gallardo. Pero la tercera gráfica, tomada años después, sacudió al auditorio: al sujeto de estudio, apenas reconocible, se le veía sentado en un sofá con el control remoto de la tele en una mano y una cerveza en la otra, mientras un ombligo bochornoso coronaba aquel barrigón ganado inexorablemente.
Los científicos versados en genética apuntaron que la degeneración es causada por un gen que se activa el mismo día de la boda. “Los efectos varían entre un individuo y otro, comenzando a manifestarse al regreso de la luna de miel o al cabo de varios años”, dijo un experto en biología molecular, lo que suscitó la intervención de las madres de los sujetos con pancita de marido, cuya representante afirmó que el fenómeno era generado por las nueras acomplejadas. “Algunas mujeres ceban a sus maridos sólo para restregarnos que los cuidan mejor que nosotras”.
- ¡Un momentito! -exclamó, golpeando la mesa del panel, la delegada de las esposas de los sujetos con pancita de marido-. Que así el muérgano haya sido gimnasta olímpico cuando soltero, ya casado cuesta Dios y su ayuda hacer que lleve la basura al bajante o que saque a pasear al perro.
Los conferencistas ofrecían candentes alegatos, hasta que les tocó el derecho de palabra a los principales afectados, los señores dueños de pancitas de marido, cuyo vocero sorprendió al publico con la franqueza de sus revelaciones: “Para nadie es un secreto que ocultar el anillo de boda es una maniobra cultivada frecuentemente, pero esto –dijo, señalando su abdomen en forma de pipa- es llevar del cuello el acta de matrimonio. Un sujeto puede justificar el escarpín que cuelga del espejo retrovisor de su carro diciendo que pertenece a un ahijado; pero la pancita de marido, damas y caballeros, es una evidencia inocultable del estado civil”.
El crudo testimonio dio paso a una promesa inesperada: “Y por que esta situación acarrea graves problemas de salud, nos comprometemos a beber menos cerveza, no ir a parrilladas, practicar taichi…”, pero fue interrumpido por los abucheos de la audiencia. Las madres dijeron que no deseaban hijos famélicos, mientras las esposas no pondrían en duda su reputación, “que un marido a la línea sólo prueba que su mujer es una inútil en la cocina”, se oyó decir.
Y, durante la clausura del evento, los señores con pancita de marido allí presentes fueron colmados con bandejas repletas de tequeños y ojitos de buey, como era de esperarse.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Algunas mujeres cultivarán en sus maridos la barriguita confiando en que es algo parecido a un cinturón de castidad... pero hay cada barriguita seductora... oh!

Dionardo Aparicio dijo...

Usted siempre tan ocurrente amigo mio... pero hay un ingrediente creo Yo !! culpable de esta barriguita .... y no es otro que la infaltable CERVEZA !!, la responsable verdadera de la mayoria de estas barrigas de este país .... (ajjaaj ojo me refiero a las varoniles, aunque estoy seguro que una que otra barriga femina viene responsabilizada por parte de la cerveza)

Mariale divagando dijo...

Chamo, pero explícame entonces qué pasa con mi padre...

El susodicho es abstemio y mi madre no es una gran cocinera... Y sin embargo el pobre parece que tuviera 30 meses de embarazo!!!

Andrés Schmucke dijo...

Jajajajajajajaja... se podría decir que yo estoy empezando a experimentar una deformacion de la "pancita de marido" llamada "pancita de novio"

Yudith dijo...

Hola Castor, entre broma y broma dices grandes verdades, y como dice el o la anonimo...se vuelven barrigones interesantes, es cuando la esposa anda mas alerta!