viernes, mayo 8

Escenas para Hulka

Días atrás los periódicos reseñaron la posible escogencia de Megan Fox -la candente chica de Transformers- como protagonista de la película Hulka (o, en inglés, She-Hulk), adaptación cinematográfica del comic publicado por Marvel a finales de los 70, y donde se narran las aventuras de Jennifer Walters, la prima de Hulk que, al igual que éste, apenas la hacen enojar rompe toda camiseta y mansedumbre para convertirse en un feroz bicho verde muy dado a caerle a trompadas a la fuente de su cólera. Como aún no inicia el rodaje, los guionistas del filme están todavía a tiempo de incorporar las escenas sugeridas por este humilde servidor, propuestas con el único fin de imbuir de mayor realismo esta historia que, según ciertas circunstancias, está muy lejos de ser ficción:
- Jennifer llega a un centro de estética para depilarse con cera caliente el área del bikini. Apenas la esteticista retira de sobre la entrepierna de la heroína la primera banda del pegajoso betún, ésta salta del asiento mientras su piel comienza a tomar un escalofriante color verde grama…
- Es lunes y Jennifer inicia la dieta calórica. Pero, a media noche, no resiste la tentación y abre la nevera para arrasar con una taza de mondongo más dos raciones de helado de chocolate. Removida por la culpa tras saciar su apetito, se convierte en Hulka y embiste contra sí misma.
- Jennifer está en Disney y, al momento de sacar efectivo de un cajero automático, sus ojos se inyectan de sangre luego de advertir el monto de la cuota en dólares consentido por Cadivi.
- Jennifer lava su ropa íntima en la ducha y la cuelga del perchero de la cortina de baño. Acto seguido, se convierte intencionalmente en Hulka para esperar, sentada sobre el retrete, a ver quién se atreve a decirle algo.
- El marido de Jennifer conoce el secreto de su esposa; por lo que, para evitar sinsabores, elige bajarle la tapa al inodoro luego de orinar, llegar temprano a casa los viernes y no beber agua del pico de la botella.
- Jennifer planea ir al supermercado en busca de carne regulada. Para ahorrar tiempo, va de una vez convertida en Hulka.
- Hulka se sirve de sus poderes para que el carnicero le despache 350 gramos de carne regulada. Al instante, le saltan encima muchas otras Hulkas.
- Jennifer se sienta frente a la tele a ver Portadas. No pasa media hora cuando ya los estudios del canal de la colina aparecen desbaratados.
- En un acto de torpeza, el marido de Jennifer le dice: “chica, te veo gorda”. Al volver en sí tras su arrebato, Jennifer ya no es casada sino viuda.
- Jennifer está por entrar a un ascensor. Ignorante de a quien se dirige, un joven le indica cortésmente: “Pase usted… doñita”. No bien Jennifer escucha que es aludida con dicho tratamiento que a toda mujer de mediana exaspera, comienzan a abultárseles las venas del cuello mientras un alarido ensordecedor inunda el sitio: “¡¡¡Cómo que doñitaaaa!!!”.

3 comentarios:

Adrianófanes dijo...

La Increíble Hulka quizás sea capaz de generar un suceso tal como "Betty la fea", más si puede ocupar un lugar en la franja horaria de la siesta, ja ja

Saludos. Vengo del blog de Principito.

Cástor E. Carmona dijo...

Bienvenidos los inmigrantes del blog de Principito. Y no se preocupen por asuntos de pasaporte y demás papeleo: aquí o allá se trata, de algún modo, de una misma nacionalidad.

Juan dijo...

ni imaginarse cuando le venga la menstruación