lunes, agosto 31

Chapear

Quizá no pase nada si un día de estos olvida usted su cédula de identidad sobre la mesita de noche, pero bajo ninguna circunstancia salga de casa sin el carné, la credencial, el distintivo de boy scout o al menos un certificadito que acredite su pertenencia a un gremio o a alguna gloriosa institución, pues ese día -cual Ley de Murphy plastificada- chocará el auto o se romperá una pierna a la salida del Metro sin chance de extraer de su cartera el documento para invocar sobre las narices de quien pretenda contrariarlo alguno de los dos siguientes alegatos: 1) “Pana, hazme la segunda, mira que favor con favor se paga”…; o 2) “¿Ya te fijaste en el prominente cargote aquí especificado? Así que no te me pongas Popy porque te puede ir muy mal”.
¿Señor obstetra, se ha tragado usted la luz roja y un fiscal, libreta de multas en mano, le ordena detener el vehículo? ¡Plántese a la altura del nudo de la corbata el carné del centro hospitalario donde labore y salga en un santiamén del atolladero! ¿Atiende usted un cargo público? ¡Bienaventurado sea! Ya tiene ante sí, abiertas de par en par, las puertas del cielo. Hay individuos resueltos que sacan a relucir tan persuasiva herramienta hasta para encontrar puesto en un estacionamiento; mientras los escrupulosos vacilan al principio y hasta miran con repugnancia el gesto de procurar beneficios acudiendo a un rango… pero flaquear sólo es cuestión de tiempo. Cuando ya han cursado los trámites corrientes, ocupado por horas un asiento en la sala de espera y nada que avanzan hacia su objetivo, llegó el instante de perder la pureza y conducir la mano en dirección al compartimiento de la cartera donde brilla la chapa primordial.
En la Escuela de Comunicación Social de LUZ, donde estudié, una profesora de Introducción al Periodismo no tardaba en poner las cartas sobre la mesa. “Muchachos –juro que, durante las primeras horas de clases, aleccionaba así la catedrática a los aspirantes a reporteros-, si un día viajan Maicao a comprar electrodomésticos o ropa interior y durante el regreso un funcionario de la Guardia se pone cómico, ustedes sacan el carné del medio donde trabajen y verán cómo pasan rapidito las licuadoras y pantaletas que gusten. ¡Es que hay que hacer valer nuestros derechos gremiales!”.
La chapa no es sólo una presencia física materializada en un documento; es otra divisa de la viveza criolla y en el caso de las celebridades la fama ejerce el rol de credencial que consigue los mejores asientos en los restaurantes, mientras un alto funcionario superó el trámite de la plastificación pues ya él es en sí una chapa ambulante. Pero no se achicopale si ejerce usted una ocupación modesta, que todo quehacer carnetizado entraña su encanto y ese portero de discoteca al que usted le solicita que lo pase de primero sin duda necesitará algún día de los favores de un plomero o un electricista agradecidos. También puede recurrir a una chapa ajena: con la mágica frase “tengo un primo que es… (deslice sobre los puntos suspensivos un cargo impactante)” disfrutará usted de los rendidores beneficios del chapeo en tercera persona.
Y es que quien esté libre de chapear, que siga ocupando penosamente el último asiento de la sala de espera, no digo descalzo, desnudo, descarnado de prueba alguna de jerarquía, lo que aquí es peor a ser indocumentado.
Por no decir expropiado de licuadoras y pantaletas en la ruta Guarero/Maicao.

2 comentarios:

Sonia Boni dijo...

Muito bom, bom mesmo, adorei seus textos e seu bom humor. Vi seu blog na página da Yudith, nossa amiga comum, e vim ver do que se tratava.
Voltarei para ler mais. Não vou intentar escrever em español para vc rir de mim.. haha Vou de português mesmo. Linkando seu blog para facilitar minhas visitas.
Boa sorte! Saludos!

yeli dijo...

que gustazo saludarte Emiro..y leerte por supuesto, pero debo aclararte que la ..citada profe era de práctica profesional 1 y no introdución. asuntos de memoria tan pronto? jej
ya sabes, evitamos malos entendidos a posteriori de las aludidas en cuestión.
un abrazo

p.d.: ya te incluí en mi lista de.. favoritos¡¡