sábado, noviembre 1

Mandamientos del mal pensa´o

· Nunca dejarás a tu novia por mucho tiempo en compañía de un amigo que sea más bonito, mejor conversador o más rico que tú.
· Desconfiarás del jefe encerrado en su oficina con otro compañero de trabajo o que converse bajito por teléfono (ningún jefe se encierra en su oficina con otro compañero de trabajo o conversa bajito por teléfono para hablar bien de ti).
· No te operarás con el cirujano que durante la primera consulta médica te confiese que sufre de hematofobia (propensión al desmayo ante la presencia de sangre y jeringas).
· Dudarás maliciosamente del marido que, sin motivo alguno, se aparezca a medianoche con un ramo de rosas o una caja de bombones.
· Si te sacaste recientemente el premio gordo de la lotería, no beberás del vaso -cuyo líquido burbujee y lance humito- ofrecido por alguno de tus herederos.
· Al subir a un avión, no revisarás las salidas de emergencia, si funcionan las máscaras oxígeno o si hay un salvavidas debajo del asiento, porque de seguro el siniestro ocurrirá precisamente cuando la aeronave sobrevuele un tramo del Océano Atlántico repleto de tiburones.
· Cruzarás hacia el otro lado de la calle si vas caminando a las 3 de la madrugada por la avenida Baralt y por tu misma acera se aproxima un par de sujetos con medias sobre sus rostros y armas blancas en las manos.
· Delegarás tu fe en el sentido del tacto, y no en el de la vista, cuando observes unos senos firmes e insólitamente redondos, así la propietaria de los mismos asegure: “son naturales”.
· Te negarás a responder el correo electrónico donde un alto funcionario nigeriano solicita que le deposites en su cuenta bancaria con el fin de gestionar los trámites para sacar de su país millones de dólares.
· No botarás la ropa con tu talla actual el mismo día que compres el frasco de pastillas adelgazantes o el Abdominazer promocionado por Chuck Norris.
· No te comprometerás a asistir a una segunda cita con quien durante la primera cita te abofeteó por no querer comprarle el número de una rifa.
· Tomarás un paraguas y el impermeable cuando el Observatorio Cajigal anuncie un día esplendoroso.
· Llevarás un fiador contigo cada vez que te toque hacer mercado.
· Tras ser anestesiado, harás caso omiso si escuchas una voz que te exhorta: “¡camina hacia la luz, camina hacia la luz!”.
· No comerás arroz chino con camarones vendido por buhoneros.
· Mascullarás un “ujuuum” cuando veas en la calle una Hummer.
· Confiarás en Dios... pero, por si las moscas, igual le pondrás el trancapalanca al carro.

2 comentarios:

Yudith dijo...

Hago entrega del Premio Blog Excelente, con motivo del II Aniversario de Mios Tuyos Nuestros! Cuando gustes, pasa por el…Saludos

Anónimo dijo...

Castico! Este blog esta demasiado bueno. Te le voy a hacer publicidad en mi pagina de facebook. Un abrazoteeeee!
Laurie Leon